BLOG GOKAI.ES

CURSOS ON-LINE

TERAPIAS VIA NET

Valle de Pineta

¿Por qué Reiki?
Concepto Reiki
La experiencia Reiki
Gokai
Meditación y Reiki
Ciencia y Reiki
Concepto de meditación
¿Qué es Tamashi-Shing -do, ho?
Crecimiento interior y Terapias individuales
Tratamientos regresivos con Reiki
Autosugestión Reiki y meditación
Stress, Reiki y meditación
Preguntas y Respuestas
Sissó i Granyé Asociados
Cursos y Calendario
Galería de fotos
Foros
Enlaces
Libros y ensayos recomendados
Contacto

Concepto de meditacion

Generalizando, la persona que se disciplina en la meditación durante años, logra un entrenamiento mental , emocional y de conciencia , para el objetivo con que se propuso meditar.
Los samuráis entrenaban su mente para ser eficaces en la lucha (aunque también lo empleaban para otras cosas) , y actualmente los cuerpos de élite de algunos ejércitos occidentales siguen esa línea.

Creo que en el ámbito que nos movemos las intenciones son otras, aunque sigue habiendo un tronco común en el método.


   Desde que Buda Shakyamuni alcanzara la Iluminación, hace ya más de 2500 años, y empezara a dar sus enseñanzas para todo aquel que quisiera alcanzar ese mismo estado de plenitud absoluta, la meditación se ha convertido en la herramienta principal y fundamental para incontables seres hasta nuestros días.

El budismo ha practicado durante más de dos milenios este tipo de prácticas como base de crecimiento del individuo. El resultado ha sido que la Tradición Budista cuenta con una vasta experiencia sobre la meditación."

Son textos que pueden leerse en la introducción a la meditación por parte de algunos monjes buditas.

Pero el planteamiento es saber qué  es meditar, qué es la meditación.

A continuación, os cito unas reflexiones, entresacadas de un escrito mío del foro de John Curtin, que introduce al concepto:

“Resulta imposible transcribir en un texto todo lo que representa la meditación, más aún cuando no lo sabemos todo sobre ella.

Soslayando su origen (aunque no solo es oriental, pues en occidente, por ejemplo, existe la llamada “contemplación” tan practicada por Jesuitas) , creo que es importante anotar que, lo que englobamos dentro de ese nombre, tiene en realidad distintas formas según la tradición en que te sitúes, y aún dentro de cada una de ella.

Generalizando, la persona que se disciplina en la meditación durante años, logra un entrenamiento mental , emocional y de conciencia , para el objetivo con que se propuso meditar. 
Los samuráis entrenaban su mente para ser eficaces en la lucha (aunque también lo empleaban para otras cosas) , y actualmente los cuerpos de élite de algunos ejércitos occidentales siguen esa línea.

Creo que en el ámbito que nos movemos las intenciones son otras, aunque sigue habiendo un tronco común en el método.

La relajación profunda, sobre todo en las primeras etapas, es imprescindible, para disminuir la frecuencia del pensamiento. 
Sólo con esta parte, si realmente está bien hecha, se obtienen muchos resultados físicos y emocionales.

En una segunda etapa, la finalidad prioritaria es poder diferenciar las partes del yo más relevantes, identificar emociones, pensamientos, recuerdos.... percibir que puedo tomar distancia de ellos, y que eso significa que NO SOY ninguna de esas manifestaciones con la que es fácil confundirse. (si puedo alejarme... no soy eso) 
Es un primer contacto con la conciencia, pues al menos sé lo que no soy. 
Ese es el principio de convertirse en observador de uno mismo. 
Además establece el hábito de observarme con cierta separación de lo que ocurre dentro.Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

Reuniones periódicas en Terrassa

Quizás, aunque es atrevido ser tan taxonomista en esto, una tercera etapa consista en poder sentir de forma más intensa esto mismo, es decir, que me siento desenganchado, al menos en ese momento, de las manifestaciones de mi mente, y que aprendo a dejar pasar esas emociones, o hechos, creencias, sensaciones. 
Significaría que para estar bien no dependo de esas manifestaciones que tan ligadas están a mi vida externa, algo parecido a un desapego interno. 
Aprendemos a “dejar pasar” y a identificarnos con nuestra Voluntad.

Siguiendo el hilo, si nos fijamos en los contenidos que más han surgido, aquello que la mente repite en situación de relajación, aumentamos el conocimiento de nosotros mismos, pues aparecen aquellas cosas que más ocupan nuestra energía interna, incluso aquellas que cuando nuestra atención anda relajada durante el día, aparecen internamente. 
Eso puede permitir trabajar de forma más consciente esos contenidos. Unos lo harán bien solos y otros con otra persona. 
Pero nos informa sobre las cosas repetitivas, nuestras tendencias internas etc., todo en pro del autoconocimiento. 
Incluso el personal de la tradición Sakya (Budistas) de vez en cuándo hacen sus “evaluaciones” para saber cómo está la mente (lo dicen así...). Ponen en cada mano un montón de alubias, en una blancas y en otra negras, y durante 10 m. aprox. van soltando una blanca cuando aparece una manifestación “positiva” (= te hace sentir bien) y una negra para el resto. 
Luego cuentas.

Finalmente, según Mike George:

“...Durante la meditación los espejismos (que sólo somos seres físicos y que el amor y la felicidad se alcanzan a través de los sentidos físicos) son rechazados y se produce la cura espiritual; hay un redescubrimiento y un darse cuenta de la verdad de quiénes somos y de qué somos , que libera nuestra energía espiritual y reinstaura la consciencia-alma. 
La disposición natural del alma, que no es tomar, sino dar, queda reestablecida.”

Esto es, al final el objetivo es aumentar la conciencia del Ser.

Métodos muchos, formas también, e incluso algunas con objetivos muy concretos , como las más clásicas en budismo, que trabajan fuertemente la “atención”, con el objeto de que, conforme sepas lo que te sienta bien interiormente, no te distraigas de ello.

Las meditaciones analíticas, que versan sobre un tema concreto, son ya más avanzadas y se lucran de nuestro desarrollo interno al poder sentir y desarrollar algo sobre un tema sin quedarse enganchado en ello y sin olvidar qué somos.

Una buena introducción a la meditaciones son las relajaciones (paso previo en meditación) guiadas, porque educan en la atención, a seguir un discurso , a sentirse y trabajar contenidos concretos, pero en el sentido tradicional no son meditaciones hasta que puedas hacerla sin el discurso externo y hayas desarrollado un tanto lo que resumo más arriba. Pero no me ocupa esa distinción mucho, pues son beneficiosas igualmente.

Sin embargo, el objetivo final es la expansión a todo el día del estado meditativo, que estemos donde debamos, que no nos olvidemos de quiénes somos, y atentos a los movimientos dentro, relajados y felices pero atentos. 
Igual que en Reiki, que la conexión sea lo más extensa posible.”

Meditar es entrenar la mente para lograr un objetivo concreto. 
Aquí hemos visto lo fundamental, pero falta citar uno de los objetivos que se persiguen en cuanto la mente empieza a estar entrenada a observar y diferenciarse de los fenómenos internos…que es que la mente se acostumbre a estar donde tu quieres. 
Así el poder de decidir cómo quiero sentirme aumenta.

Reuniónes peeriódicas en Terrassa

Citando uno de mis manuales de Maestría, al hablar de un tipo de entrenamiento que he desarrollado en estos años y que he llamado OD, digo:

“La meditación OD efectivamente genera atención de igual modo, al requerir regresar a la observación cada vez que nos despistamos, pero además introduce la autoobservación y la posibilidad de diferenciar nuestra voluntad de las producciones mentales, por así llamarlas. 
Ya que el trabajo en OD es más complejo, puede que debamos mejorar solo una parte de los objetivos practicando este clásico.

La idea de fondo, lo recomendado por esa corriente, es poder identificar las tendencias negativas apenas aparecen y hacerlas conscientes. Sin embargo no insiste tanto en el estudio sistemático del material que se produce a nivel mental...y eso es fundamental para poder conocer las elaboraciones más frecuentes. 
El segundo paso de esta corriente es
encaminar la mente hacia las tendencias positivas...aquello que nos hace felices....y esa es la decisión que se supone se usa una vez uno aumenta el poder mental.

Sin embargo no ha sido siempre así, y la meditación ha sido usada por guerreros de antaño (samuráis) y actuales (ejércitos modernos, los primeros los marines y comandos especiales) para centrar la atención en otros intereses que cuesta explicitar.

Como he dicho, pueden emplear este método hasta consolidarlo, para después pasar a OD.

A nivel de comentario, puedo aportar que ciertamente un empleo sistemático de la atención es milagroso....la mente, como digo multitud de veces, devuelve el alimento que recibe...y no comprende que quizás aquello que ha ocurrido es solo para un momento o que ahora no es el momento de tratarlo o que hay que posponer un asunto o que no tiene mayor importancia y se empeña en reproducir determinadas cosas, sucesos, recuerdos, a saber qué...y piensa que nos está sirviendo bien...ya que nos recuerda aquello que en su momento tuvo importancia...como si fuera un examen de física...recuerda la lección ,y no se somete a nuestras instrucciones de resituar algo, de relegarlo , pensando que nos sirve bien. 
Poder dirigir la atención hacia donde debemos y dar la importancia en nuestra mente que las cosas tienen, permite solventar ese inconveniente de mente esponja o inconsciente....que en el fondo es una mala servidora, aún pendiente de educar. “

Efectivamente, la mente, los recuerdos, el pensar, la atención, las emociones etc. Suelen absorber el alimento que les damos…como cuando estudiamos un examen, esa energía del ki se centra en lo que le hemos explicado que es importante. La noche antes del examen repasa mientras dormimos todos los contenidos de nuevo. Es decir en cuanto nos hemos distraído, la mente nos recuerda lo que le hemos dado a entender es relevante. 
Lo mismo ocurre con la mente no entrenada a orientarse a positivo, nos recuerda el problema que tenemos por resolver. 
En cuanto, a través de las herramientas que damos en los cursos y terapias, el individuo educa a su mente, entonces verdaderamente se convierte en fiel servidora y fuente de felicidad. Consecuentemente el problema lo resolveremos de forma consciente y en el momento que decidamos, y no lo tendremos discurriendo de fondo en esos momentos en que podría sentirme bien y dedicado a otros menesteres.

No podemos apagar la mente, pero podemos ralentizar para observar, aprender a dirigirla, para que luego ella misma, como cuando conducimos el coche, funcione como un piloto automático.

La relajación es el paso previo de toda meditación, más corta cuanto más práctica tiene el meditador. 
Eso enfoca la atención en el organismo físico o en una imagen, de modo que los pensamientos “paralelos” o que resucitan las cosas a resolver ralentizan su número, disminuyen su frecuencia y se hacen más lentos. Eso nos permitirá empezar a observar y trabajar con la mente, pero además tiene beneficios secundarios.  
Por sí solo , el hábito de practicar la relajación, aunque no llegásemos a meditar, disminuye el stress , aumenta la eficiencia del aparato inmunológico , y nos aleja de hábitos que buscan la calma mental a través de distracciones compulsivas como la TV , el uso de química farmacológico o no, el alcohol, la búsqueda de emociones fuertes que capturen por un momento la mente y eliminen, aunque sea momentáneamente, la repetición incesante de los mismos discursos.